martes, 18 de enero de 2011

#3.

Mucho se ha hablado últimamente sobre mis sentimientos ante la muerte. Muchos dicen, que parece que no la haya tenido nunca cerca. Mucho dicen, que seguramente nunca haya perdido a nadie. Muchos dicen que soy una persona cruel, y que no llorar la muerte demuestra mi frialdad... No tengo nada que decir, mas que sé llorar en silencio. Hoy, uno de las más grandes habla por mí.


ELEGÍA
(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me 
ha muerto como del rayo Ramón Sijé, 
con quien tanto quería)

Yo quiero ser llorando el hortelano 
de la tierra que ocupas y estercolas, 
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas 
y órganos mi dolor sin instrumento. 
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento. 
Tanto dolor se agrupa en mi costado, 
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado, 
un hachazo invisible y homicida, 
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida, 
lloro mi desventura y sus conjuntos 
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos, 
y sin calor de nadie y sin consuelo 
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo, 
temprano madrugó la madrugada, 
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada, 
no perdono a la vida desatenta, 
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta 
de piedras, rayos y hachas estridentes 
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes, 
quiero apartar la tierra parte a parte 
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte 
y besarte la noble calavera 
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera: 
por los altos andamios de las flores 
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores. 
Volverás al arrullo de las rejas 
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas, 
y tu sangre se irán a cada lado 
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado, 
llama a un campo de almendras espumosas 
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas 
del almendro de nata te requiero, 
que tenemos que hablar de muchas cosas, 
compañero del alma, compañero.


2 comentarios:

Aqua dijo...

de una forma u otra siempre acabas alegrandome el dia... haciendome llorar, o haciendome reir, o solo haciendome pensar que en el otro lado del mar hay alguien que por alguna razon parece sentirse siempre similar a mi... en fin... esta hermoso y era justo lo que necesitaba leer... :)

por cierto muy acertado lo de poner a yiruma de fondo mientras una lee estas cosas... :D

te leo!

ana dijo...

:)